Crónicas Veraniegas 1: En busca del Castillo perdido de Serrella.


Ubicación del castillo árabe de Serrella

 

La búsqueda de un antiguo enclave desaparecido es un ejercicio atrayente, no ya solo para los investigadores, si no, también, para los aficionados a la historia y es motivo de tertulias en la zona. A finales de los noventa, se publicó un breve estudio muy interesante de Guillermo de León y Luis Mombiedro que nos ayudaba a conocer como se fijaron en el siglo XIII las fronteras entre Aragón, Castilla y Valencia.

Los movimientos fronterizos entre castellanos, aragoneses y los diferentes taifas vecinos vivían continuas luchas y treguas. Castilla y la Corona de Aragón presionaban hacia el sur esperando el momento para forzar la caída de Valencia. A los reinos, también, habría que añadir las ambiciones de una iglesia guerrera que deseaba incorporar la importante capital mediterránea en sus respectivas diócesis. La fijación de los avances y retrocesos de las fronteras que ahora conocemos, encuentran en ese tiempo su génesis. Así sabemos que Arcos de las Salinas, Teruel, es un punto caliente ya que los turolenses deseaban integrarla en sus dominios. La importancia estratégica que les llevó a ocuparla, estaba relacionada con la ganadería, motor económico en aquellos tiempos y, por lo tanto, las salinas y el río de Arcos eran suficientes argumentos para quedarse con aquel término.

Santa Cruz de Moya, llamada Sierra en esos remotos días quedará encuadrada en Castilla. Esos dos movimientos fronterizos crearon la isla de interior del Rincón de Ademuz y será valenciano, no sin polémicas posteriores, y Aras de los Olmos será el puntal de la hoy Comunidad Valenciana.

Quedaba una incógnita por resolver y era la desaparecida ciudadela de Serrella, también conocida por Serreilla o Serrezuela. Llamaba la atención a los amantes de aquel tiempo que la citada ciudad desaparecía de los documentos. La ubicación de Serrella quedaba en el terreno de la historia especulativa. El resto de enclaves podía ser localizado gracias a la documentación existente y no había evidencia alguna que Serrella hubiera cambiado de nombre. Esto hace concluir a los historiadores, que Serrella había sido arrasada.

La historia da para un libro y de ello hemos tenido oportunidad de saberlo en la clase magistral, que dio Guillermo de León el pasado 15 de agosto en la Iglesia de Santa María del Castillo de Moya. Libro sobre el caso, agotado y en clara controversia con el historiador citado, ya fue publicado por Niceto Hinarejos defendiendo la tesis de que realmente Serrella se hallaba en Alcalá de la Vega.

En todos estos años, el Guillermo de León ha realizado un barrido documental y recorrido los cerros que unen las tres provincias. Y defiende con gran convicción que Serrella se ubicó en lo que hoy se conoce como Rentos de Orchova, concretamente en un cerro sobre uno de los núcleos del rento llamado desde siempre Las Casas Quemadas, en el término municipal de Santa Cruz de Moya. Llama la atención, que en unas jornadas anteriores organizadas por la Cooperativa del Aceite Serraturia de SantaCruz de Moya, Guillermo no defendía esta tesis y consideraba que Serrella se ubicaba en la Puebla de San Miguel.  ¿Qué ha pasado en este año escaso para que el historiador cambiara su criterio?

El cambio empieza a producirse por diversos motivos. Hay que señalar el pronunciamiento de Juan Pitarque, prestigioso historiador valenciano y otro de los estudiosos del tema, de que Serrella se encontraba en los límites de Santa Cruz de Moya con Aras de los Olmos. Desde el punto de vista documental, ha sido crucial el hallazgo de un documento en el Archivo de la Corona de Aragón que incluye topónimos en la delimitación de los territorios de Jaime I que ayudan a identificarlos en los mapas actuales. Por último, el esfuerzo de Guillermo en su condición de explorador, de andar los lugares que coincidían, es decir, comprobar si el topónimo antiguo correspondía con el moderno. Durante estas exploraciones, además, ha tenido conocimiento de que cerca del lugar conocido como el barranco de la Cuba, existían las ya nombradas Casas Quemadas. Estas fueron hasta los años cuarenta una agrupación de tres a cinco casas humildes que vivían del trabajo de la tierra y que fueron obligadas a desocuparse en tiempo del maquis. El actual propietario arrasó aquellas sencillas construcciones, pero no borró de la memoria su ubicación aún presente en algunos mapas. En este contacto con el territorio, Guillermo ha recibido informaciones de Teodoro Baeza, conocedor de estas fronteras y de Régulo Algarra, organizador del evento convocado por la Asociación Amigos de Moya.

Las casas de los renteros se levantaban sobre aquellas “casas quemadas”, probablemente por las últimas operaciones realizadas desde Alpuente. Sería arrasada la torre que albergaría un pequeño recinto y, ante la proximidad de un ataque, se refugiarían los vecinos a resistir el asedio.  Muestra de la existencia del asentamiento, sería la presencia de restos de cerámicas y quedaría pendiente una actuación arqueológica, por lo menos en el cerro sospechoso de albergar la torre para concluir que la labor deductiva del historiador es cierta.

Nosotros, los del lugar, siempre apostamos porque Serrella se encontraba en Santa Cruz de Moya. No teníamos más prueba que nuestro sentido común y el conocimiento exhaustivo de la zona, tierra de fronteras desde los inicios de la historia, hasta nuestros días. Argumentábamos que las rutas que unían Valencia con Albarracín, pasaban por nuestro término, incluso creemos en una tercera ruta a las dos expuestas por el conferenciante, el camino natural que une a Aras de los Olmos con Sesga, aldea de Ademuz.

La última vez que recorrimos toda esa zona como trabajo de campo, fue para inventariar las construcciones militares contemporáneas de nuestra última guerra y alguna cosa que nos habían explicados los muy abuelos sobre la presencia de partidas carlistas, amén de que en el último tercio del valle se eleva un molino fortificado, como nos explicaba el historiador, el único molino fortificado en la provincia de Cuenca y que así fue desde aquellos tiempos, evitando la reconstrucción del castillo de Serrella, una vez que el enemigo ya había sido barrido hacia el sur y el nuevo linde era con los aliados catalano-aragoneses. Anteriormente se había estudiado por parte de nuestra asociación, La Gavilla Verde, la existencia de viejos caminos, alguno de ellos recuperados para nuestro proyecto de Senderos de la Memoria.

Aún le queda al autor de la investigación dudas, si cabe situar a Serrella en alguna estribación de Aras de los Olmos o en la Puebla de San Miguel, más por precaución que por convencimiento. Nosotros, fuera de toda duda, estamos convencidos de que Serrella, fue una franja de territorio enclavada en nuestro término. Siempre nos quedará Don Niceto Hinarejos, argumentando que Serrella se elevó en el término de Alcalá de la Vega. Hay que apreciar también el trabajo realizado por los Amigos del Cabriel, en especial a José Sáiz Valero. Hay que reconocerles a todos su entusiasmo y el trabajo elaborado durante años. Nosotros nos quedamos en Serrella y dentro de unos días realizaremos un amigable asedio a ver si podemos demostrar la tesis de Guillermo y que ésta sea aceptada por la comunidad. A su vez, nos gustaría que el debate siguiera abierto, pues la controversia da juego y esta debe quedar en el terreno de la discusión científica por más especulativa que sea. Más importante que si Serrella se encuentre en un punto u otro, es que se vaya recuperando nuestra conciencia histórica desde los tiempos de nuestra fundación territorial hasta nuestros días.

 

Pedro Peinado

Serranía de Cuenca, 25 de agosto de 2012

 

Para saber más.

http://www.aristarkos.com/8textos/serella/index.htm

http://www.aristarkos.com/8textos/1210/1210.htm

http://www.alcaladelavega.com/2012/08/24/el-largo-debate-sobre-serreilla-no-ha-acabado/

http://www.vocesdecuenca.com/frontend/voces/Un-Investigador-Situa-En-Santa-Cruz-La-Fortaleza-De-La-Serrella–Conocida-Como-L-vn21551-vst95

https://www.facebook.com/media/set/?set=a.245513775478786.76287.100000604954113&type=3

http://www.amigosdelcabriel.es/index.php?/topic/442-nuevos-datos-sobre-serreilla/

 

Anuncios

5 pensamientos en “Crónicas Veraniegas 1: En busca del Castillo perdido de Serrella.

  1. Que voy a decir que no esté ya en estos enlaces y en los mapas elaborados y discrepancias varias que el tema sobre la ubicación de Serreilla ha dado. Como investigador de la historia de la Serranía y la Manchuela conquense, con los datos obtenidos y los documentos que han ido apareciendo, sólo aclarar que todos los citados (y alguno más que aparece en estos enlaces) hemos buscado y analizado desde Tormón a la Puebla de San Miguel, a Llosa, a Aras de Alpuente, a Santa Cruz, incluso otros lugares al norte y al sur, o en Alcalá de la Vega, los castillos y vestigios de una posible Serreilla. Ójala un día de estos, algunos dejen a un lado “su” posesión de la verdad y recojamos los puntos en común, haciendo honor a la Verdad (a los documentos y a los vestigios) y nos pongamos de acuerdo en una búsqueda conjunta sin tener que ir deshilachando el trabajo de los demás como si fuera propio. El día que esto ocurra es posible que encontremos ese lugar y aunque fuese alguno de los citados, nunca será el trabajo de un particular, sino el trabajo de muchos investigadores que han invertido horas y horas, días y días, años y años, en ir clarificando su ubicación o descartándola (por mucho que alguno quisiese marcarse ese tanto). Quiero agradecer a todas esas personas su empeño y su trabajo ya que de alguna manera, han dado luz a delimitar cada día más esta ubicación.

  2. En busca del Castillo perdido de Serrella.

    Para la búsqueda del castillo de Serreilla, el de las Cartas de Daroca, el conquistado en 1210 por Pedro II, el caído de nuevo en poder sarraceno y vuelto a conquistar por Rodrigo Giménez de Rada con los castillos de Santa Cruz y Mira en 1219, entregados en feudo a Gil Garcés de 1221, situado, sin duda alguna, en alguno de los términos de los lugares que un día formaron las Tierras de Moya, podremos especular sobre sus características, posición o circunstancias, pero sobre lo que no podemos especular es sobre las prerrogativas, entregas y privilegios que en 1142 recibió de R. Berenguer IV a cambio de que las Órdenes Militares renunciases a la herencia del Batallador. (1)
    Este castillo como todos los incluidos en las Cartas de Daroca gozaba entre otras cosas:
    1.- De la herencia de una civilización cristiana anterior a los árabes.
    2.- Gracias a esa herencia su primitiva iglesia recibió los diezmos de todas sus tierras. Condición exigida por Adriano IV, antes de aprobar en 1158 la renuncia de las Órdenes Militares al testamento de Alfonso I. (No de los frutos sino de las tierras) que administró hasta las desamortizaciones del siglo XIX.) (2)
    3.- De grandes extensiones de tierras, dadas a los Templarios para preparar su conquista.
    4.- Castillo y poblado pre-islámico desaparecidos entre 1222-1232 (3)

    Suprimidos los Templarios en 1312, en Valencia estas tierras pasaron a la Orden de Montesa.
    En Castilla, el 14 de marzo de 1319, el nuevo Papa Juan XXII otorgaba a la Orden de San Juan los bienes que el Temple tenía en el territorio de la Corona de Castilla y ordenaba a quienes se hubieran aprovechado de ellos que los devolvieran a los sanjuanistas en el plazo de un mes, bajo pena de excomunión. Pero tampoco María de Molina, abuela y tutora de Alfonso XI reaccionó llevada de un gran desinterés por todo aquello que no estuviera relacionado con la permanente guerra civil con que se debatía Castilla en estos años, por sí misma suficiente excusa para desatender las órdenes papales. Al llegar Alfonso XI a su mayoría de edad se inhibió en la disputa y, a veces, se opuso al Papa. Y, así, hizo entrega de los bienes que los Templarios tenían en Castilla a los Concejos y al Común de los lugares donde se encontraban. Tal es el caso de algún lugar de las Tierras de Moya que recibió de Alfonso XI la totalidad de los bienes que en ese lugar fueron de los Templarios.

    Ahora es cuestión que entre todos aquellos amantes de nuestra historia y de nuestra Tierras, tan deprimidas y abandonadas durante tantos años, vayamos de la mano en busca de los restos de ese castillo y de ese poblado desaparecido que gozó de esas prerrogativas, evitando cualquier chauvinismo y sin importarnos el lugar en el que esté enclavado.
    Condicionados por la venganza, odio o reprimenda, no llegaremos a ninguna parte, como ya dije en 1998.
    Niceto Hinarejos

    1.- A.C.A. Liber Feudorum maior.
    2.- Archivo Reino de Valencia: Reg. 8396, 8397, 8398, 8399, 8400, 8401, 8402, 8461, 8462, 8453 (Castellfabib), 8276, 8277, 8279, 8280, 8281, 8295 (Alpuente) Biblioteca Nacional: Cod. 7298, fol. 69.70
    3.- Biblioteca Nacional, Cód. 7298
    A.H.P. Cuenca: Desamortización, Exp.5519, Desamortización. D.711. Desamortización, Exp. 461. Desamortización. Exp. 676, Desamortización, Exp. nº 286, nº 237, Exp. 4336
    4.- Arch. Simancas

  3. Me parece muy interesante la controversia histórico-científica que se ha creado en torno a la ubicación de Serrella. Disfruté y aprendí muchas cosas durante la conferencia de Guillermo de León en el Castillo de Moya. Gracias Pedro por los comentarios que has escrito sobre este tema. Espero con interés que se produzcan novedades sobre este asunto y, más allá de la ubicación real de Serrella, lo que para mí ha sido una gran sorpresa este mes de agosto es comprobar la existencia de una fortaleza, castillo o como quieran denominarlo los historiadores, en un lugar de Orchova, precisamente frente al imponente Barranco de la Cuba.

  4. EN LA ORCHOVA

    Mucho se puede decir del rento de La Orchova por su posición y por su paisaje. El haber servido de tránsitos para caminos árabes y veredas ancestrales y el ocupar un lugar fronterizo entre reinos lo convirtieron en un lugar mítico. Su paisaje agreste y salvaje siempre dio razones suficientes para el esoterismo y el arrebato, sobre todo después que sus montes cercanos sirvieran de refugio en la lucha para razonables gestas y heroicidades por la libertad, nunca inútiles a pesar de la apariencia.
    Desde La Orchova partían cabalgadas hasta Chelva pero también llegaban hasta allí en tiempos de Juan Núñez las que partían desde Ademuz, Puebla de San Miguel y desde Alpuente en busca de ganados mayores y menores y de todo tipo de botines y rapiñas.
    Pero últimamente en un afán desmedido por atribuir a La Orchova grandes epopeyas y colocar en el lugar Atlántidas moyanas y hecatombes y convertirlo en la carótida del Marquesado, se le ha hecho un gravísimo servicio. Con tan flacas razones atribuyendo a la torre de La Orchova las peculiaridades del castillo de Serrella, que sin duda alguna está o estuvo en Tierras de Moya, lo único que se consigue es que aumente de número de aspirantes para esta distinción y crear mayor desconcierto porque, si descartamos su condición de castillo, tenemos en la Tierras de Moya DIECISIETE pretendientes o aspirantes a tal honor. Con la misma fuerza o más que La Orchova lo pueden reclamar:

    1.- Castillo de Las Malenas en Salinas del Manzano.
    Coordenadas: 40º 4’ 52.18’’ N — 1º 34’ 46.45’’ W

    2.- Castillo La Picota en Boniches.
    Coordenadas: 39º 59’ 24.8’’N — 1º 37’ 12.24’’ W

    3.- Torre Bengamar y Torre don Alonso en Fuentelespino de Moya.
    Coordenadas: 39º 57’18.21’’N — 1º 27’ 58.13’’W

    4.- Murallas árabes en Algarra.
    Coordenadas: 40º 0’ 14.17’’N — 1º 26’ 6.04’’W

    5.- Rento de Asturias en término de Pedro Izquierdo.
    Coordenadas: 39º 59’ 12.98’’N — 1º 17’ 59.22’’W

    6.- Rento Barrachina en el término de Casas Bajas.
    Coordenadas: 40º 0’ 3.98’’ N — 1º 17’’ 4.52’’ W

    7.- Torre Barrachina en Villar del Humo.
    Coordenadas: 39º 54’ 17.13’’N — 1º 40’ 32.39’’W

    8.- Torre árabe de Henarejos.
    Coordenadas: 39º 51’ 43.02’’N — 1º 29’ 6.91’’W

    9.- Castillo de Garaballa.
    Coordenadas: 39º 47’ 47.38’’N — 1º 22’ 45.31’’W

    10.- Castillo de Sierra o de Santa Cruz.
    Coordenadas: 39º 57’ 20.03’’N — 1º 15’ 14.68’’W

    11.- Torre de la Orchova.
    Coordenadas: 39º 58’ 21.56’’N — 1º 8’ 35.15.W

    12.- El Castillejo de Higueruelas.
    Coordenadas: 39º 52’ 29.99’’N – 1º 13’’13.76’’W

    13.- Castillo de Mira
    Coordenadas: 39º 43’ 30.43’’N – 1º 26’ 26.27W

    14.- Castillo de Narboneta:
    Coordenadas: 39º 44’ 30.43’’N – 1º 28’ 22.61’’W

    15.- Castillo de Víllora:
    Coordenadas: 39º 45’ 9.84’’N – 1º 35’ 7.86’’W

    16.- Castillo de Aliaguilla.
    Coordenadas: 39º 44’ 57.51’’N – 1º 20’ 54.92W

    17.- Torre Peña de Ranera.
    Coordenadas: 39º 47’ 18,66’’N – 1º 17’ 29,69’’ W.

    Analicemos entre todos

  5. Rompo una regla que me había autoimpuesto, el realizar comentarios en este blog, pero me obligo para corregir un aspecto que se reitera en varias entradas en diversas webs. Guillermo de León, que es la persona que presentó su trabajo de investigación, no sitúa a Serrella en el Molino de Orchova. Sitúa el castillo en un cerro cercano, no en pleno llano. En el lugar que se conoce como las Casas Quemadas. Sobre la discusión científica de ésta u otras ubicaciones, me remito al texto y doy por válidas todas las alternativas, pero la argumentacion oída en el Castillo de Moya, coincide con el conocimiento espacial que tenemos de los Rentos de Orchova y no nos extrañaría nada que esa posible ubicación fuera en realidad Serrella.

    Realizada esta pequeña aclaración, corto y cierro.

    Muchas gracias por vuestros comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s