Ministros tuvo Franco


Uno puede ser miembro de un partido político y pensar que está en otro. Pensar que su partido defiende el liberalismo clásico donde el individuo, lo individual, se presenta como esencia ideológica. También puede estar en un partido y no enterarse de nada, pongamos que el Sr. García-Margallo mañana se diera cuenta que milita en un partido nacionalista, probablemente, se daría un susto descomunal, pero no pasará porque el PP no es una partido nacionalista, sino una legión de patriotas españoles, cuestión muy diferente. Los nacionalistas son de toda forma totalitarios y, en cambio, ellos son la expresión más fresca de la democracia. Es por ello, que en el partido liberal hubo tantos luchadores por la libertad que pasaron por la cárcel en la anterior etapa política denominada dictadura franquista.

Curiosamente, Franco, tampoco era nacionalista, sino patriota, igual que el señor Margallo, que sí conoce las maldades del nazismo y del marxismo, pero desconoce, al parecer, que España fue gobernada cuarenta años por un aliado de los nazis, es más, gracias a ellos, y a otros, ganó una guerra. Para qué ir a buscar al referente alemán, cuando en casa tenemos nuestro propino museo del terror. Es algo que se repite hasta la saciedad entre el catetismo ilustrado, no hacer referencia a lo nuestro y sí a lo de los vecinos, pues vaya patriotas están hechos, que prefieren el producto teutón al made in Spain.

Frente a la ideología liberal, piensa el ministro, que el resto de ideologías ponen al individuo al servicio de una idea abstracta. El mercado, como todos sabemos, no es una idea abstracta. Es más, existe una mano invisible que cuando el mercado se constipa corre a mocarla sin que el resto de la sociedad debamos preocuparnos por sus males. Pongo el presente por espejo. En el caso del nazismo, la abstracción es hacia la raza, título con el que Franco quiso glosar en el cine su epopeya. Es más, hoy, doce de octubre, fue llamado por el generalísimo y el estado que fundó, día de la raza. Dada la extrema juventud de García-Margallo es natural que ignore estas cuestiones y que, como es habitual en nuestra juventud tan española, haya perdido las tardes de los domingos viendo películas de la II GM o leyendo libros de historia sobre el holocausto judío. Al patriota, se le habrá pasado por alto que se armó a la llamada División Azul a combatir al lado de los genocidas, mientras Serrano Suñer, consentía enviar a los infiernos de los campos de concentración entre siete mil y diez mil patriotas, entre otros, a un marxista tan despiadado como el que fuera Ministro de Cultura de nuestro país, Don Jorge Semprún.

Lo único en lo que coinciden ambos ministros es en el color de su pelo, pero no en la materia gris ni en la humanidad que gobierna sus actos.

Pedro Peinado. Serranía de Cuenca, 12 de octubre de 2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s