¿Por qué no nos independizamos todos? (y II)


Imagen de la Diada 2012

Federalismo, españolismo e independentismo.

Así la unidad de la España secular ha fracasado porque a pesar de su empeño existen sentimientos segregacionistas en Catalunya y el País Vasco. Ha fracasado, ya que la constitución ha sido rebasada y en ella se  introdujeron determinados artículos que mantienen la visión franquista del estado, a pesar del desarrollo autonómico. El ejército y la corona serían los garantes de la unidad franquista, frente al capítulo octavo que encaja a Catalunya, no más allá, pongamos por caso, que La Rioja. La constitución respetó las haciendas de vascos y de navarros, pero no creo un mecanismo para incluir de forma especial al restos de comunidades históricas.

Catalunya ha encabezado las reivindicaciones que eran criticadas por aquellos que finalmente se han beneficiado de ellas. Recordemos las patochadas de los llamados barones socialistas o populares. Baste recordar el retraso en la entrega interminable de competencias, o, la LOAPA, o, los mil laberintos que el centralismo impuso para retrasar el desarrollo de las comunidades y el 23 F.

La actual coyuntura política y económica es el mejor escenario para replantearse muchas cuestiones. Sí las soluciones de la crisis se imponen a coste de los ciudadanos, sí no se hayan responsables a la actual decadencia ni en el orden económico ni en el político, sí se observa que la corrupción, valenciana o la catalana, por ejemplo, han dilapidado recursos abusando de la bonanza del estado autonómico, si no hay responsables de casi nada… y el Rey habla de quimeras, cuando deberían ser respetadas las aspiraciones de cualquier ciudadano por dispares que sean, muchos catalanes se preguntan qué hacemos aquí. En realidad, el estado español está en crisis no solo por el fracaso económico, sino, por su falta de reflejos políticos y por no haber utilizado las herramientas de que dispone para frenar la crisis.

El hartazgo de los catalanes que se manifestaron en la Diada es compartido por miles de españoles que detestan un estado absurdo que se mantiene anquilosado a estructuras decimonónicas como la corona, una iglesia caduca, las oligarquías financieras que no reportan al país o una burocracia que reside en Madrid, cuando las competencias ya están en otros lugares. El estado centralista no ha parado de crecer, porque sigue siendo el paradigma dominante en las relaciones establecidas entre los diferentes territorios. El estado es observado como ineficaz e incapaz de estimular la unidad, consiguiéndola  a golpes de fuerza.

Los catalanes, que han sido siempre un pueblo avanzado, han dado el primer paso. En el resto de España, aún se está dormido. Un sueño resacoso que repite constantemente las consignas del pasado. La visión derechista se mantiene tan viva y a pesar de las barbaridades que está cometiendo el actual gobierno, de celebrarse elecciones, ganaría y eso ocurre porque no existe una oposición fuerte que proponga una salida integral a la crisis: social, económica y política.

El independentismo, sí que es una salida global que apuesta por el nosotros solos, sí que representa la regeneración, pues da la posibilidad a la fundación de un nuevo estado que idealmente no tiene ataduras con el pasado. El paso dado por el pueblo catalán es muy serio y maduro, frente a la rutinaria respuesta estatal. Nunca se habían visto tan respaldadas las tesis independentistas en toda nuestra historia.

¿Quién frena ésta ansia?

El freno, podría producirse tras las elecciones a celebrarse el próximo invierno. Puede pronosticarse que la participación crecerá y, de la lectura del resultado, lo que fue un anhelo popular incuestionable, quede rebajado en lo político, a un empate técnico  o una mínima victoria entre las propuestas independentistas o de los que desean mantener una relación con España con mayor o menor intensidad.

Los partidarios de la independencia pretenderán que se traslade a las urnas una dicotomía, voto españolista frente a catalanista, ésta no se produce en la realidad por enorme que fuera el número de manifestantes en la Diada. Hay un catalanismo no independentista en el que nos encontraríamos desde buena parte del empresariado, a las capas populares. Mas lo sabe. Lo sabe el PSC. Lo sabe Esquerra.

Mas liderará el hartazgo de forma ambivalente, es su mejor escenario y pedirá la mayoría absoluta para conseguir el concierto económico, si se produjera la aceptación del concierto por parte del estado, podría servir de argumento para frenar mayores aspiraciones . Adelantar unas elecciones tras dos años de legislatura, mostraría una teórica incapacidad de gobernar, un fracaso en la salida de la crisis por peor herencia que recibiera del tripartito, con los ajustes más radicales en su economía, con imputaciones de corrupción y un largo etcétera que ha sido traducido por varios analistas como las verdaderas causas por las que Convergencia ha dado el paso. Mas no podría haber dado ese golpe de timón, sino tuviera el apoyo de sus bases, el sector más identificado con las tesis independentistas ha ido creciendo en la oposición y tomando las riendas del partido, lo único que podía mantener a este sector en la contención, era la consecución de un mayor grado de independencia, pero los acontecimientos han tomado un rumbo del que Convergencia no ha querido dejar de timonear, pues ha sido una buena parte del pueblo, que cansado de la terrible realidad, ve con esperanza, quizás mesiánica, quizás engañosa, la independencia como la panacea de todos los problemas.

Esquerra se volcará en hacer visible esa ambigüedad representando el sentimiento de la independencia total, la ruptura de amarras para conducir a la nación catalana a un nuevo horizonte. Históricamente, ha sido el que ha propuesto las ideas más avanzadas en ese terreno, desde la República Catalana dentro de la II República Española – la fórmula que presumiblemente será defendida por CiU – hasta la contemporánea independencia, sin más. Es quién mayor trabajo político ha realizado en pos de esa meta y sus resultados electorales se han modulado en torno a esa propuesta, perdiendo parte de sus apoyos por su papel durante el tripartito.

El partido socialista debía mantenerse como referencia del catalanismo político de izquierdas, integrador, que no ve la solución en la independencia ni en el concierto, si no, en mejorar sustancialmente el actual marco constitucional, pero se ha actualizado la diferencias entre el PSC original, frente al PSC nacido tras la fusión con la federación catalana del PSOE con un manifiesto firmado por el sector que no, por numeroso, deja de ser minoritario y que ha dado el paso de favorecer el derecho a la autodeterminación. A ver como se gestiona esta división que empezó por las discrepancias públicas con Maragall, pero puede vislumbrarse un futuro cercano a la escisión, sino se aplican y son capaces de integrar a las dos familias socialistas. El pronóstico es malo, su paso por el gobierno está aún presente en la memoria del electorado y, al igual que sus compañeros del resto de España, son responsabilizados de la crisis y por ser los primero en aplicar los recortes. Eso a pesar de los cambios, pues apostó por un secretario general y candidato a la presidendia que no había pasado por el gobierno, como sí han hecho a nivel nacional con Alfredo Rubalcaba. Tiene la difícil papeleta de recomponer su espacio electoral y habrá que hilar fino para que su discurso pueda aunar el españolismo y el catalanismo, y a su vez, identificarse con los sectores progresistas  y evitar que sea Iniciativa per Catalunya la que logre arrancarle por la izquierda parte de su electorado.

Las paradojas de la política hacen que quién ha sostenido a Mas en el gobierno catalán sea su mayor enemigo, en el nuevo escenario. Los compañeros de viaje son ideológicos, comparten la misma visión sobre la privatización de la sociedad, son ambos puro capitalismo salvaje y puro nacionalismo. El nacionalismo del PP es más agresivo y reventará en votos españolistas sin dejar opción a otras propuestas como Ciutadans y la UPyD. Espera su crecimiento por los residuos que puedan escapárseles a CIU y PSC. Movilizará la exaltación de los valores constitucionales y los patrioteros, que tanto daño han hecho a la España  plural, harán el trabajo bruto, mientras su líder se empapará de legalismo y dará lecciones de democracia. Realmente, con solo reforzar su discurso, se puede decir que los demás le están haciendo la campaña a Camacho.

Interesante momento histórico. Las urnas han de ser las únicas capaces en decantar la balanza Y el nuevo Parlament debe posicionarse y debe ser escuchado con generosidad la decisión que adopte el electorado catalán. El resto de soluciones, nada más pueden conducir a la frustración y a la violencia. Y debemos ser un pueblo maduro. La reforma constitucional debería producirse con normalidad y aceptar que los territorios puedan ejercer el derecho de autodeterminación. Si no se producen significativos y profundos cambios políticos en nuestro país, si basta con las viejas cantinelas para mantener el actual estado de las cosas, los resultados pueden ser nocivos para todos y el hartazgo una epidemia que alcance al resto de los pueblos de España.

Este sería un momento oportuno para arrojar por la borda tantos lastres del pasado que nos hacen vivir en una quimera nacional agotada y que solo sirve para salvaguardar las valijas de los que ganaron todas las guerras. Lo preciso sería que España se independizara de España, siguiendo los anhelos de Catalunya y refundarnos en nuevo estado federal donde no existan diecisiete comunidades tan ávidas en construir campos de golf en un secano y tan inútiles para remediar, en tantos lustros de existencia, una riada mortífera.

Pedro Peinado. Serranía de Cuenca, 12 de octubre de 2012

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s