Paz hermanos


Durante este hispánico fin de semana, se han sucedido diversas intervenciones contrarias al órdago lanzado por Artur Mas. A pesar que el desenlace de esta situación puede contener resultados inesperados, el pronóstico que mayor probabilidad puede suceder es la reforma de la constitución para poner fin a la financiación autonómica. Un pacto entre los partidos de derechas que sirva para que cada una de las fuerzas pueda defender el empate técnico. Otras perspectivas señalan al abismo y suficiente hemos tenido con el pasado para haber aprendido la lección.

Lejos de ello, se han producido algunas declaraciones, al parecer censuradas por el propio monarca, de diversos ministros, altos cargos y miembros de los cuerpos armados. Estas declaraciones nos conducen a un terreno musculoso, en el que se recuerdan viejos anhelos y que concluirían con el estado de las autonomías tal y como lo conocemos. El PP en su misión de recentralizar el actuado estado constitucional tomando como argumento la crisis económica, ha sido rebasado por los hechos de Catalunya y por las calenturas de los que deberían contar hasta tres antes de mostrar tanta locuacidad.

Los que pensamos que al unidad de España seguiría en pie incluso con la declaración de independencia de algunos territorios, pues fórmulas hay para ello, nos alarma que desde las propias estructuras del estado se apueste por la balcanización del problema. La respuesta a los sucesos que se están produciendo debe ser ciudadana y en ningún momento deberían actuar más fuerzas que las nacidas de las urnas pues en ella reside la soberanía nacional. Nadie más que estas fuerzas, debería entrometerse en el actual escenario político, a no ser que desde el parlamento fuera solicitado de forma casi unánime, incluso, si ello ocurriera, la naturaleza de esa solicitud debería contener un más que escrupuloso respeto a la actual marco democrático.

No puede aplicarse una solución de fuerza, excepcionalidad, política o militar o la suspensión de las instituciones nacidas de la constitución y los estatutos de autonomía. El pulso ha de jugarse en el terreno civil, con las herramientas que existen y que han sido refrendadas por los ciudadanos. Aquellos que se muestran contrarios a que el pueblo catalán se autodetermine, no solo buscan la aniquilación del problema por la vía autoritaria, sino, utilizar esa misma vía para concluir de un plumazo el trabajo realizado por los pueblos de España para convivir en paz, libertad y democracia durante estas últimas décadas.

Pedro Peinado. Serranía de Cuenca, 16 de octubre de 2012

Anuncios

Un pensamiento en “Paz hermanos

  1. Apreciado Pedro
    Desde Catalunya, no acabo de sentir como propio el “juego” en el que nos han metido nuestros “queridos” políticos, realmente no me siento ni nunca me he sentido lejos de castellanos,madrileños,aragoneses,andaluces,extremeños y demás pueblos de la península, cada uno con su idiosincrasia,cultura, lengua, pero al fin al cabo compartiendo la tierra y un mundo más amplio del que marcan las fronteras, EL DE LAS PERSONAS.
    Personalmente mi postura siempre ha sido la creencia de que un FEDERALISMO real es una gran gran formula de autogestión e interdependencia y que el invento de las autonomías sólo ha servido para apaciguar durante un tiempo y sobre todo para duplicar gastos y cargos políticos.
    Los que vivimos activamente la “maravillosa” transición, nos creamos unas expectativas y unos sueños (como jóvenes que eramos) que al final no se cumplieron, nos sentimos traicionados,observamos como acabó siendo un montaje de “aquí no pasó nada” para perpetuar los poderes fácticos.Total frustración y desencanto. Con la perspectiva del tiempo nuestra intuición nos ha acabado dando la razón.
    Por tanto Srs.politicos cuidado con las expectativas que crean en el pueblo, si no las cumplen y sólamente es una argucia electoral y una cortina de humo para tapar los verdaderos problemas, generaran frustración y esta vez posiblemente en vez de desencanto será un cabreo mayúsculo que les pasará factura.
    Si el pueblo catalán decide la vía soberanista, está en su derecho pero OJO con que compañeros de viaje y sobre todo, nuestros vecinos no son tan diferentes, son hermanos.
    Salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s