Cuando el amor (I)


… salga por la puerta, temo que la hiel siga haciéndose con la rutina, acudiendo los días estúpidos, que ni llaman a la puerta, que parece te levantas con ellos y por más que restriegues la piel con la esponja, no deslindan su capa. Una resaca sin alcohol, una orquesta sin músicos o un baño sin playa, son así esos días que atenazan el futuro y predicen el dolor que en tiempo próximo sentiré, cuando el amor salga por la puerta sin posibilidad de retorno. Con el marcharán las hadas rebeldes, las que llenan de bullicio y rebeldía los pasadizos. Sus pasos, cada cierto tiempo, volverán en forma de pequeños sueños de normalidad, rememorando los días felices, aquellos que nos hicieron sentirnos tan fuertes, como para encarar a todos los enemigos, menos a uno, el que fue naciendo en nuestras entrañas y aún hoy, igual mañana, retuerce mis tripas y ahoga mi tiempo.

Pedro Peinado. Serranía de Cuenca. 12 de noviembre de 2012

Anuncios

Un pensamiento en “Cuando el amor (I)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s