Soy Cáncer.


IMG_4498P

Nací el 28 de junio. Soy cáncer. Lo dice el horóscopo. Los nacidos entre 21 de junio al 22 de julio. Cuando en el norte se inicia la estación del verano y la de invierno en el sur. Cáncer es un cangrejo de río, aunque a veces se reproduce por uno redondeado, propio del mar.

Sentimos una atracción innecesaria, primitiva y analfabeta por el zodiaco. Una breve lectura en las páginas marginales del diario que se olvidan al instante, aunque existan verdaderas adicciones y lucros sobre tan débil conocimiento.

Desgraciadamente, para muchas personas, es necesario creer en una mentira que explique lo que no conocemos, confiar en un adivino o tomar un amuleto que nos libre de todo mal. El horóscopo pertenece a ese territorio de la mentira neutra que el pensamiento incrédulo llama engañabobos. Una mentira que no ocasiona mayores males ni muertos, al contrario que la religión, la ideología, o, el petróleo, el narco o los diamantes, pero que es capaz de vaciar bolsillos. Solo hace falta asomarse durante la madrugada a la tedeté.

Existen muchos caminos absurdos para explicar nuestra naturaleza humana y nuestra existencia en el planeta tierra. Nadie mata, o, no lo he oído, o, no lo he estudiado, por tener un ascendente zodiacal determinado, pero los humanos hemos matado por nuestras creencias y por desatinos menores, como la pasión futbolística, o, mayores, por gestionar los designios de terceras personas de forma autoritaria.

Cada día hay cientos de muertos por la religión que se profesa o por no profesar ninguna y si estas cuestiones, ahora, nos parecen alejadas de nuestra civilización, no debemos escarbar mucho en nuestra memoria para encontrarnos con guerras y santas cruzadas, con tribunales que podían utilizar los medios más deleznables contra la raza o castigos por incumplir el domingo como día de obligado descanso.

Igual, en su día, mataron por nacer en una de las doce casillas del horóscopo, pero hoy nadie muere por ello, entre las miles de formas de morir y asesinar, y es porque del horóscopo no deviene ningún poder social.

La palabra cáncer, a su vez, es el nombre de una enfermedad aterradora por las devastación que causa, por las vidas que siega, por lo azaroso que puede resultarnos, pero ahí está la ciencia – la medicina, la psicología, la bilogía, etc – que avanzan y que solucionan, palian o frenan esa plaga. Ahí estamos nosotros, que a pesar de haber nacido bajo el símbolo de cáncer, no somos inmunes, como tampoco lo son los que tienen un exceso o una deficiencia de  fe o superstición determinada.

Él cáncer es universal, sin distingo de la fe, la raza o la clase. Debemos ser conscientes de que las enfermedades nos acechan por la simple razón de estar vivos. No son una maldición, un castigo o producto de la mala suerte. Estamos expuestos a morir, simplemente, por tener la cualidad de la que carecen los muertos.

Y nuestro deber es resistir, pacientemente, como lo hace cualquier ser que lucha por la libertad. Vivir y soñar. Y para ello el único camino es el de la ciencia médica. En tiempos pensé que por haber nacido el 28 de junio, no debería enfrentarme, como miles de personas, a la locura de nuestras células. Y como relata Arturo Pérez-Reverte en La Reina del Sur, verte ante La Situación puede producirte escalofríos. En este caso, los sicarios, no nos esperan en las esquinas, ni asaltan nuestras casas con nocturnidad, están dentro de nosotros y los desarreglos celulares tienen que ver con todos los factores que alumbran nuestra vida y que pueden reducirse al estrés emocional, a nuestros hábitos, nuestras conductas no saludables o nuestra relación con el entorno.

Vencer al cáncer requiere vencernos a nosotros mismos y ser capaces de volvernos inmunes a las emociones que nos arrastran a los caminos donde no gobierna el amor. El amor, en general, ni el grande ni el pequeño. Vigilad vuestras brújulas y no desatender las señales que alertan que atravesáis las fronteras donde no existe el sentimiento, donde las frías rutinas se hacen cargo de vuestros días.

Salud.

Pedro Peinado. Serranía de Cuenca. 5 de diciembre de 2012.

Anuncios

Un pensamiento en “Soy Cáncer.

  1. Toda la razón te doy en lo referente al amor, algo que deberíamos tener más presente en el día a día a pesar de los acosos perentorios de sobrevivir; no así en lo de vencernos a nosotros mismos, pues solo se puede vencer desde nosotros mismos, aunque creo que eso lo tendremos que tratar en una sesión vespertina frente a un vinito (yo lo pongo).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s