Salud pública, argumentos privados.


IMG_3438

Se ha convertido en una norma, para argumentar la política de destrucción de lo público,  verter ataques contra los profesionales o la gestión de los servicios. Se utiliza este mecanismo, como palanca para incorporar los recortes y convencer a los ya convencidos de su necesidad. Así el servicio público de salud estaba en manos de bandoleros y no de profesionales preocupados por la salud de sus pacientes. Es como podemos  entender las últimas declaraciones del Consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha cuando dice que en nuestra región había una “indicación quirúrgica por encima de lo necesario”, es decir, que se operaba más de lo debido y que eso se hacía porque los médicos recibían compensaciones, “peonadas”, por las horas extras que en origen se destinaban a reducir las listas de espera. Lo cual, así, en crudo, es una barbaridad.

Y eso lo dicen unos gobernantes pertenecientes a un partido que ha derrochado a mansalva y que, en significativos casos, sus compañeros de partido, han formado parte de redes de corrupción, que han sido imputados por la justicia, que esperan la hora del juicio expresidentes de comunidades autónomas y exministros, que han vaciado las arcas, no en levantar un sistema público como el que, ahora, poseemos en Castilla-La Mancha, sino en organizar carreras, comprar palacios, recibir trajecitos, etc.

Lo dice, quien forma parte del partido del gobierno nacional que amnistía a los defraudadores fiscales, indulta a los corruptos y torturadores y hace una “quita” de las pensiones.

No es de recibo que se pretenda la regeneración del país, sin que esta afecte a la clase política, en concreto, a la que está tomando unas decisiones tremendas sobre nuestras vidas y deleznar, día sí, día también a maestros, universitarios, médicos, enfermeras, jueces, abogados, cuidadores, etc.

Y se presente su obra con un afán evangelizador, como un mal necesario sin que ellos mismos deban hacer ningún esfuerzo y trasladen la culpa de todo mal a los ciudadanos sin vergüenza alguna por lo realizado por sus correligionarios. Desde una óptica del pensamiento sencillo, es como si quién realiza los milagros fuera el diablo, mientras, los ángeles nos conducen al infierno.

Y a nadie se le escapa, en este afán privatizador, quién defiende los intereses de las corporaciones que esperan hacerse cargo de la sanidad pública y enriquecerse a costa de nuestra salud.

Una cuestión son las medidas necesarias para salir de esta crisis, para abaratar costes, para corregir desviaciones, para perseguir las actividades perversas de algún funcionario, otra, muy diferente, es crear escenarios que favorecen a los poderosos y a que cada vez seamos menos ciudadanos y más esclavos.

Pedro Peinado. Serranía de Cuenca. 7 de diciembre de 2012.

La noticia en la sexta

Echániz dice que en Castilla-La Mancha se operaba más de lo necesario

Cospedal niega que ella o su marido tengan relación profesional con Capio

Ocupamos Capio por nuestros derechos

Anuncios

Un pensamiento en “Salud pública, argumentos privados.

  1. Pingback: Salud pública, argumentos privados (II). | Pedro Peinado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s