Marihuana, la despenalización que no cesa.


globalmarihuanamarch

En Colorado y Washington la marihuana es legal para uso recreativo al partir de los 21 años. La medida fue votada por los ciudadanos en referéndum y contraviene las leyes federales que consagran la fracasada política antidroga de los EEUU. La solución no es sencilla para el presidente Obama, por un lado, las políticas antidroga han militarizado la persecución del narcotráfico en Sudamérica y, a la vez, es incapaz de frenar el trasiego de toneladas de cocaína, metanfetaminas y marihuana que proceden del sur y se consumen en su territorio. Las organizaciones encargadas de este trasiego, especialmente los cárteles mexicanos y colombianos, han adquirido un poder, que como ya demostró Pablo Escobar en Colombia, pueden introducirse en las estructuras del estado, incluso en el propio mando antidrogas, como sucedió en México. Son los peligros del narcoestado, dados los grandes beneficios obtenidos por el negocio ilegal de las drogas pese a los millones de dólares invertidos en su combate. Las aquiescencias que, desde el poder económico y político se le procuran, al ser corporaciones untadas, hacen que en vez de retroceder esa industria crezca con fuerza.

Para su represión, se destinan grandes cantidades de medios económicos, materiales y humanos y ha significado, a espejo y semejanza del Plan Colombia, la militarización del norte de México donde la represión del narco se ha encargado a la Marina de aquel país. EEUU provee de nuevos equipos y armamento al ejército mexicano. El mantenimiento y la formación de personal especializado son costeados por el estado mexicano, en definitiva, dependencia de la política interna mexicana que se ve intervenida por su aliado del norte. A su vez, el mismo mercado americano procura tecnología y armamento a los narcos. Las entidades financieras americanas, son utilizadas para el blanqueo de dinero, tal y como se ha acusado a la banca Morgan de blanquear dinero de los Zetas, una de las organizaciones más importantes y violentas. La Zetas tienen su origen en los militares de élite que desertaron para pasarse a las filas del narcotráfico. Una paradoja que demuestra la capacidad seductora, la ambición de  enriquecerse rápidamente y la existencia de una narcosociedad que es capaz de crear mitos y santos, moda y a animar a cientos de músicos a seguir produciendo narcocorridos.

Y esto que pasa en México ¿qué tiene que ver con lo votado en los estados americanos? Uno de los argumentos principales de los movimientos pro legalización de la marihuana, es que si se desgaja a la marihuana del resto de drogas prohibidas, si se la despenaliza en definitiva, se logrará que la producción, la venta y el consumo de esta planta para fines recreativos, tenga un carácter local y rompa el monopolio de las redes de narcotraficantes que poseen sobre su producción y distribución. La creación de mercados locales en Colorado y de Washington serán territorios donde droga legal combatirá a la ilegal, esperando la rebaja de precios de la primera, se expulsará a la segunda.

Otro elemento importante es el autoconsumo o el consumo social, que no persigue el lucro, sino que atiende las necesidades de las personas que usan esta droga, como son los pacientes de determinadas enfermedades en las que se ha demostrado su eficacia, o, en consumidores que no desean abastecerse en el mercado ilegal.

Entre los efectos que tendrán una traslación objetiva y rápidamente mesurables será el que la policía estatal y municipal dejará de perseguir un porcentaje significativo de delitos menores ligados a la tenencia y distribución de esta planta, lo que permitirá destinar más recursos a otras labores con un mayor índice de criminalidad o demanda social.  Se aliviará, a su vez, a los juzgados que no deberán sancionar el comportamiento de los ciudadanos con múltiples juicios de faltas por la producción, venta, tenencia y consumo de pequeñas cantidades de droga.

Las normativas, que han de redactarse, crearán un conflicto entre las autoridades estatales y las federales. Mientras los estados citados prescinden de perseguir la producción, la distribución y la venta, las autoridades federales podrían perseguirla. En la noticia de referencia, firmada por Eva Saiz en El País, se indica que el mayor conflicto entre las administraciones se producirá en la legislación sobre la producción y distribución.

La experiencia es muy interesante y rompe con el monopolio de la represión que tantos beneficios procura a los narcotraficantes, autoridades, entidades financieras y grupos empresariales. La despenalización de una droga menor, que no causa los estragos de las drogas legales como el alcohol o el tabaco y que cada vez tiene una mayor aceptación en nuestras culturas, es un pequeño paso para desmontar el mercado internacional de las drogas.

Pedro Peinado. Serranía de Cuenca. 18 de diciembre de 2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s