Boston 1967: La carrera por los derechos de la mujer.


maraton_boston_1967

Hay imágenes que se repiten en nuestra vida y que llegamos a interiorizar. Todos recordamos a la niña vietnamita desnuda, huyendo del napalm. Suelen ser imágenes traumáticas las que quizás por esa relación que mantenemos los humanos con la violencia, tienen mayor facilidad para grabarse en nuestra memoria. Al lado de ellas, se almacenan miles de recuerdos vinculados a casi todos los sentimientos de que el humano dispone.   ¿Tienen los sentimientos imagen?

Profundizar en este tema nos podría llevar a discutir durante semanas. Existe un abanico amplio de sensaciones a la que podemos asociar con imágenes, ya sean éstas percibidas por nosotros mismos durante nuestra experiencia sensorial, un recuerdo de la infancia, o, porque aprehendemos imágenes de terceros para incorporarlas a nuestro conocimiento. Así, grandes artistas de la pintura y la fotografía, han sido capaces durante siglos de incorporar  sentimientos a sus obras. El amor, la pobreza, la violencia, la amistad, la infancia, las experiencias cuotidianas… y cuando rememoramos nuestros sentidos trabajan al unísono y son capaces de rescatar desde el olor, al tacto de un instante y no falta una instantánea vital con capacidad para situarnos en sensaciones  pasadas y en proyecciones futuras.

Volvamos nuestra atención a la foto que ha publicado El País dentro de un artículo firmado por Carlos Arribas que da un repaso a la maratón de Boston, tristemente célebre en estos días de sangre y fuego. Arribas nos explica que esta convocatoria deportiva y popular se celebra desde 1897, el día del patriota, en aquel enorme país. En el año 1967, las mujeres tenían prohibida la participación en las carreras superiores a 3.000 metros. Las razones para tan estúpida prohibición se sustentaban en la fisiología, casi siempre utilizada para disfrazar el perjuicio y mantenerlo: el sexo débil, lo llamaban. Katherine Switze y su novio quisieron participar  a pesar de la prohibición y ella se registró camuflando su nombre bajo sus iniciales y manteniendo su apellido. Durante el recorrido, el director o un juez de la maratón, se impuso expulsar por la fuerza a la atleta.

Las imágenes nos muestran, como el hombre de oscuro se aproxima con cara de rabia a la mujer, dorsal 261. En la siguiente foto vemos como un fornido muchacho, la pareja de Katherine, pasa, de la actitud defensiva- agresiva de la primera instantánea, a impedir que el juez pueda acercarse a la mujer y vemos, en la tercera toma, como el censor sale despedido por la carga del dorsal 390.

El juez, bien pudiera haber tomado nota de la situación, dejado correr a la mujer hasta que esta finalizara la carrera o abandonara, para aplicarle la descalificación pertinente y obrar, así, de manera civilizada. Pero hablamos de perjuicio y con independencia de cómo acabó aquel evento, la imagen lo dice todo. No solo se prohibía la participación femenina – se levantó esta herejía en 1972 – sino, que por todos los medios físicos de los que disponía el juez, quiso impedir que el público, los medios de comunicación y el resto de corredores pudieran ni soñar que las mujeres pudieran participar en la maratón bostoniana y menos acabarla desmontando así la falacia de que las mujeres no podían correr grandes distancias.

maraton_boston_1967_2

Esa actitud, produjo lo contrario. Nuestra simpatía suele trasladarse afectivamente al que sufre, al que resiste y aceptamos, mayoritariamente, al transgresor razonable, como es el caso. Katherine acabó la carrera en 4 horas y 20 minutos. Ha dedicado, buena parte de su vida, a animar a las mujeres a participar en este tipo de pruebas en varios países. Fruto de esa  motivación las autoridades deportivas incorporaron el maratón femenino en 1984 como prueba olímpica.

El autoritarismo, el sectarismo político y religioso y los perjuicios sociales han condenado durante siglos a la marginación de la mujer. A pesar de conquistar el voto y hacerse un espacio en la vida social y política durante el pasado siglo, muchos estamentos continúan refugiándose en oscuros dogmas para evitar que hombres y mujeres convivamos en un plano de igualdad. Desde el deporte a las comunidades religiosas, o,  el mundo laboral, por no incidir en los reducidos espacios que continúan teniendo las mujeres en algunos países y culturas, hay jueces dispuestos a mantener perjuicios como éste o como la tontería mayúscula salida de un responsable público que afirmaba en nuestro presente que las mujeres son feministas hasta que se casan. Este tipo de manifestaciones nos indican que a pesar de haber corrido mucho desde 1967, es necesario que las instituciones y la sociedad civil profundicen en conseguir la igualdad total entre hombres y mujeres, y educar en ese mismo sentido. Será la única forma en conseguir reducir los actos de violencia doméstica, normalizar la incorporación de la mujer al mundo laboral y que nuestras hijas puedan aspirar a todo en las mismas condiciones que nuestros hijos y gocen de las mismas oportunidades.

maraton_boston_1967_3

 

Katherine es un ejemplo del tan coreado lema “Sí se puede”. La libertad y los derechos han de lucharse a diario desgraciadamente en nuestras sociedades tan avanzadas, pero, a pesar de los obstáculos, si perseveramos somos capaces de alcanzar grandes metas.

Para ello hay que descalificar a individuos como los referidos, ni el director de la carrera de Boston en el lejano año de 1967, ni el alcalde de no-quiero- saber-dónde, deben ocupar cargos de responsabilidad mientras su pensamiento no salve la etapa de desarrollo mental primitivo en el que están o estuvieron instalados.

 

Pedro Peinado. Serranía de Cuenca. 17 d abril de 2013.

http://www.stuff.co.nz/dominion-post/sport/6154397/Boston-Marathon-pioneer-still-pushing-boundaries

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s