El hijo del diputado.


sisepuede

Tiene razón Felipe González, un niño no tiene por qué aguantar un escrache. Tampoco tienen por qué sufrir el conocimiento de que uno de sus vecinos, si no ellos mismos, han sido desalojados de su casa por no poder afrontar la hipoteca o el alquiler debido a unas clausulas abusivas. Sí nuestros representantes quisieran defendernos, no deberíamos soportar ese ignominioso desequilibrio entre las entidades financieras y cada uno de nosotros. Sigue leyendo