En el país de la transparencia opaca.


Una de las urgencias que debemos priorizar, aquellos que fuimos testigo más o menos activos de la llegada de la democracia a nuestra querida España, es el de la defensa de las libertades y derechos que tantos esfuerzos y vidas costó. Los que ahora gobiernan, ya por edad, ya por estar al lado del dictador en su más amplia mayoría, entienden que los derechos conquistados son como los vales de las ofertas que suelen regalar en los supermercados y cuyas condiciones y fecha de caducidad se relatan en letra tan pequeñita, que de leerla nos parece una engaño.

Sigue leyendo

Anuncios