Hospital de día. Tercer ciclo.


IMG_4503p

Se acentúan las molestias. Sientes que la pierna derecha empieza a fallar. Se inicia con un ligero arrastre. Algún tropezón inoportuno, casi caes y no te lo explicas. Cansado de la sobrevenida torpeza, te descalzas y miras el pie que provoca la pata chula. No puedes elevarlo. A pesar de que conscientemente ordenas y tensas tus músculos para moverlo en la dirección deseada, no obedece. Te preguntas por qué solo se afecta uno y no el otro, y piensas que no es a causa del tratamiento, de serlo, el izquierdo también desobedecería tu orden, pero el izquierdo no. Obedece. La doctora te hará andar por el pasillo. Quitará importancia. Es la quimioterapia, dirá, y de continuar así deberán moderar la dosis. Sigue leyendo

Hospital de día: Segundo Ciclo.


El País 31032012

El tacto, con el frío, se revierte en miles de agujas, los sensores que lo alimentan se independizan y cada uno de ellos emite un mensaje en forma de alfiler. Se clavan con intermitencia en las yemas de los dedos, dejando su recuerdo durante unos instantes, nunca breves. Aumentan, al enfriarse las manos, desaparecen con el calor. Sigue leyendo